15 noviembre 2006

el camino hacia la alegría





DEFENSA DE LA ALEGRÍA

a trini


Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegía como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y de la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.


Mario Benedetti

7 comentarios:

Valeria dijo...

Que bueno Benedetti!

Hay que defender la alegría, sí.
Nos mantiene muchas veces.
Un beso, Ahhh.

India Ning dijo...

Benedetti siempre es una apuesta segura!
Buen regalo para Trini.

Besos!

Alalluna dijo...

Muy bonito lo que has colgado hoy de tu blog, habrá que agradecerle a Mario Benedetti que nos regale cosas de tan buen gusto. Yo siempre defiendo la alegría aún en los momentos malos, para mí es como un trampolín que puede permitirte dar ese empuje hacia arriba que haga que levantemos nuestro ánimo... Besos, y espero que la alegría siempre te acompañe allá donde vayas.

ahhh dijo...

Hay que defenderla, sobre todo en los malos momentos, cuando más la echamos de menos. Con las armas de la sonrisa, la belleza y la esperanza la defenderemos contra todo lo que quiere arrebatárnosla. Y también con las palabras lucharemos por ella.

¡Que alegía proporcionan vuestros comentarios!

muchísimas gracias

dulcinea dijo...

Creo que lo voy a imprimir y me lo voy a colgar enfrente de mi mesa de trabajo...me hacía falta oir algo así.

besos

nihilista dijo...

Estoy de acuerdo. toda mi vida fui un pobre infeliz y ¡basta! he dicho: Quiero ser feliz. Felicidades y me uno a la lucha. A ser feliz se ha dicho. Saludos a la Vale

ahhh dijo...

:-)