25 octubre 2009

autoengaño

ponerse una venda en los ojos
para no ver la verdad,
y ser feliz de párpados para adentro,
hasta que, un día, los ojos quedan libres de nuevo
e indefensos ante la dura luz del día.



8 comentarios:

Alma de noche dijo...

Así es Rafa... Nosotros mismos nos ponemos la venda en los ojos. Y nos encontramos tan bien así, con esa realidad artificial que nos empeñamos en seguir viendo la situación de color de rosa. Pero un día nos la quitamos o cae ella misma, y la perspectiva es otra muy diferente. Pero hay que armarse de valor y hacer frente a la situación, y luchar... Y seguro que así poco a poco vamos combatiendo el dolor y la pena.
Ánimo, supongo que lo estás pasando algo mal...

Un abrazo.

Kaunimi dijo...

Lo peor de todo es cuando nos damos cuenta que en el fondo siempre supimos la verdad y nosotros creamos esa venda anhelando la felicidad...

ahhh dijo...

Alma: Gracias por tus palabras Alma. Al final la única felicidad verdadera es la que proviene de hacer frente a la realidad, disfrutando de lo bueno que nos ofrece y resistiendo con serenidad los golpes que nos da de vez en cuando.

Kauinmi: Gracias por pasar por aquí y por tus palabras, muy ciertas. Lo malo de ponerse una venda es que sabemos que la llevamos. Si ignorásemos eso, quizá fuésemos felices sumidos en la ignorancia...

párate ! dijo...

Siento tu pena como si fuera mía.
Aveces no nos gusta el papel que nos toca vivir, pero... hay otras veces en las que eres el protagonista...

ahhh dijo...

párate!: GRACIAS
(formar parte del reparto, aunque no sea en el papel protagonista, merece mucho la pena...)
Gracias, siempre.

H19 dijo...

Me encanta!!!
es cierto pero un día me pregunté si había que encontrar la luz o perder el miedo a la oscuridad...tú que piensas?? parece que ya has perdido el miedo a la oscuridad!

ahhh dijo...

H19: Perder el miedo a la oscuridad, y perder el miedo a la luz, que a veces también asusta. Perderle el miedo al miedo, en definitiva
(muchas gracias por tu visita y tus palabras)

ruoa18 dijo...

Uhmmm yo creo que siempre hay miedo, que descubrir siempre asusta. Cuando se te cae la venda tienes miedo, pero creo que es importante ser consciente de lo que nos rodea, y poder sobre ponernos a ese miedo. Un saludo