02 diciembre 2006

c'est la rose...


(...)Sobre los campos de tulipanes de Holanda pasaron ejércitos, los jardines colgantes de Babilonia cayeron convertidos en polvo y raíces secas, los enamorados asesinan margaritas para poder creer en la eternidad de los amores precarios. La flor es como un murmullo de remordimiento que se insinúa en el tiempo de secura. Tal vez crea ella en su final victoria y, resignadamente, acepte a los hombres como vehículo y pretexto, apostando en la fatiga del sufrimiento por un futuro de tinieblas y desolación en el que ella abrirá lentamente sus pétalos como quien propone, una vez más, la figura de la armonía.
Entretanto, inventemos primaveras. No tenemos otro mundo ni otra manera de sobrevivir en él. Digamos, aunque todo lo niegue, que "lo importante es la rosa". Hagamos cosas monstruosas, pero rechacémoslas en el fondo del corazón. Quizá no sea demasiado tarde. Tal vez la rosa sea paciente. Tal vez haya en ella reservas inagotables de confianza.
Ah, este mundo al que algunos llaman perro. Los perros, sin duda, lo llamarían hombre.

José Saramago "De este mundo y del otro"

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"reservas inagotables de confianza..." leer esto me produce tranquilidad.
"invento primaveras" cuidando primorosamente del jardín, para rodearme de belleza.
Me gusta tu selección de hoy, me hace bien leerla.
Un beso, Ahhh

najwa dijo...

Bonita selección del texto =)
Muchos besos

GLAUKA dijo...

Saramago es genial, simplemente genial.

Alma de noche dijo...

Qué rosa más bonita...inventemos primaveras llenas de rosas, claro que sí.

Precioso texto de este gran autor.

Un beso rosado Ahhh

churra dijo...

Quiero pensar que si, que la rosa sera paciente.Tampoco creo que tenga , al igual que nosotros muchos otros mundos donde crecer de forma tan milagrosa.

Me gusta Saramago. El texto de hoy tiene mucho de tranquilizador.
Besos