21 julio 2006

El principito

"(...)
-El desierto es bello -añadió el principito.
-Eso es verdad. Yo siempre he amado el desierto.Uno puede sentarse sobre una duna de arena sin ver ni escuchar nada. Y, sin embargo, siempre hay algo que brilla en el silencio.
-Lo que embellece el desierto -respondió el principito- es que oculta un pozo en cualquier lugar.
Me sorprendí de repente al comprender el misterioso y brillante resplandor de la arena. Cuando yo era niño vivía en una vieja casa, en la cual, según contaba la leyenda, había un tesoro escondido. Claro que nunca nadie lo pudo descubrir y posiblemente ni siquiera lo buscaron. Pero aquel misterio le daba un encanto a la casa. Mi casa escondía un secreto en el fondo de su corazón...
-Sí -le dije al principito-; ya sea que se trate de la casa, de las estrellas o del desierto, lo que los hace hermosos es algo invisible. "

"El Principito", Antoine de Saint-Exuperi.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y te entregas
a lo invisible
para poder subir
al corazón.
(hermoso lugar, no?)

GLAUKA dijo...

Es que ... lo esencial es invisible a los ojos, que diría el principito, y es que, lo esencial es lo que conforma realmente la belleza en estado puro, que digo yo ;)

Cesar Cano dijo...

Siempre el desierto, donde aparentemente no existe la vida, donde nace la Sabiduria. Es majestuoso su silencio no menos sorprendente y bello lo que encierra su enigma.